Estos últimos meses vimos intensificado el ajuste y la represión hacia los trabajadores que luchan por su salario y sus puestos de trabajo. Tanto macristas como kirchneristas se ponen de acuerdo en implementar las medidas que le hacen pagar la crisis a las familias trabajadoras y en reprimir a los que se manifiestan.

Los trabajadores que intentan poder seguir sosteniendo a sus familias salen a defender sus trabajos.  Muchas veces los hipócritas medios de comunicación hablan de quienes luchan como personas violentas, para enfrentar a la población, para dividir, para reinar.

A los chicos también se los defiende luchando.

Imagen: Un trabajador reprimido junto a su familia. Con reminiscencias de la obra Sin pan y sin trabajo de Ernesto de la Cárcoba.

 

Anuncios